ECO: una herramienta para afrontar la crisis ambiental global a partir del encuentro entre arte, ciencia y nuevas tecnologías [fase 2]

Tipo de investigación: 
de CEIArtE - Secretaría de Investigación y Desarrollo UNTREF
Director: 
Ricardo Dal Farra
Investigador: 
Marina Vila
Piren Benavidez Ortiz
Introducción: 

Siguiendo el objetivo de la primera fase, la investigación ECO apunta a desarrollar una base de datos que permita vincular organizaciones, instituciones y, en ciertos casos, individuos que trabajan en la intersección entre las artes electrónicas, las ciencias, y las nuevas tecnologías, teniendo como foco principal la búsqueda de soluciones a problemas propios de la crisis ambiental que vivimos a nivel global.

El equipo de investigación trabajó explorando y analizando el rol de las artes electrónicas y de los artistas que trabajan en la confluencia entre arte y temas propios de la crisis ambiental (e.j., cambio climático, biodiversidad), generando información potencialmente útil para múltiples sectores de la sociedad, así como desarrollando un conjunto de herramientas informáticas y facilitando acciones participativas que sirvan para enfrentar a las amenazas -de la citada crisis desde un lugar a la vez crítico y también activo. El proceso de trabajo que hemos venido desarrollando propone sumar a la base de datos ya mencionada, un espacio virtual de encuentro transdisciplinar, el que permitiría trabajar, además, activamente sobre la vinculaciones y asociaciones que puedan ayudar a modificar el curso actual de los acontecimientos, hacia un mayor cuidado de nuestro entorno.
Las producciones artísticas que se entrecruzan con la ciencia y las nuevas tecnologías apuntan muchas veces su mirada a la reflexión sobre esas intersecciones así como a las diferencias entre esas mismas áreas. Se piensa en el uso y el rol de las nuevas tecnologías en el arte no solamente a manera de dispositivo o herramienta de uso, sino como un punto de encuentro y diálogo entre una multiplicidad de lenguajes que abrazan lo estético, conceptual y artístico junto a aspectos técnicos, sociales, históricos, económicos y culturales. Algo similar sucede en los cruces entre arte y ciencia. El arte electrónico tiene la capacidad y posibilidad de operar como plataforma que lleve a la reflexión y crítica de diversas problemáticas que enfrenta la sociedad actual, y entre ellas, sin duda está la crisis medioambiental.
 
El análisis del relevamiento realizado en la primer etapa permite obtener información sobre los actores dentro de estas propuestas, los temas más tratados y la localización de las piezas y/o eventos. Por ejemplo, dentro de la temática general abordada en los trabajos de artistas e investigadores, la preocupación se centra en el cambio climático y la escasez/contaminación del agua, mientras que asuntos como la biodiversidad, fauna y entomología son citados en menos trabajos. Si atendemos a la categorización realizada en el Gráfico “A”, observaremos que el 56% de los profesionales involucrados en propuestas relevadas son Artistas, mientras que solo el 3% oficia de Curador; las instituciones involucradas en la promoción y estímulo de dichas actividades comprenden el 15% de los involucrados, siendo principalmente entidades educativas, como Universidades y Centros de Investigación.
 
El emplazamiento de las obras y/o eventos (e.g., festivales) expuesto en el Gráfico “B”, denota una mayoría de propuestas pertenecientes a Europa Central y Peninsular, mientras que en el continente Americano los focos de producción se encuentran en Estados Unidos y Canadá, para el eje Norte, y en Brasil (principalmente San Pablo), para el eje Sur. El Gráfico “C” muestra a su vez que el 68% de los trabajos e investigaciones relevados se materializaron en obras/piezas artísticas.
 
Metodología:
El surgimiento de las bases de datos impulsan una nueva forma de gestión del conocimiento, una más horizontal y democrática. Dichas bases de datos se proponen como una herramienta informática que ofrece potenciar interacciones y flujos comunicacionales. En este contexto, la generación de conocimiento pensado a partir del uso de base de datos, propone un modelo que apuesta a un diálogo multilateral en donde el saber se constituye como un producto social que debe ser compartido y comunicado, y en donde su propio nivel de organización se basa en la misma búsqueda y encuentro de intersecciones e interacciones entre saberes y objetivos afines. Por este motivo se procedió a analizar la información recopilada durante la fase 1 a fin de categorizar y sistematizar dicha información en una base de datos relacional, gestionada mediante SQL server.
 
La importancia de tabular la información recopilada radica en la intención de extender dicha información a la comunidad mediante la aprehensión sensible, convocando a artistas multimediales a realizar visualizaciones de los datos en cuestión. Atendiendo a las necesidades de cada futuro participante, que requiera privilegiar tal o cual información, se enfatizó en la organización de datos estructurados, relacionados, que admitieran búsquedas cruzadas. 
 
Convocatoria para visualizaciones:
Una convocatoria enfocada a la producción de visualizaciones que utilice los datos colectados durante nuestro proceso de investigación, será lanzada a partir de mayo de 2018, con la intención de involucrar a la comunidad artística internacional, vinculada al arte electrónico/digital/multimedial, en la problemática planteada. Esta convocatoria facilitará el acercamiento a los datos compilados hasta aquí, la producción de información a través de nuevos modos de relacionar los datos obtenidos, y finalmente, la generación de conocimiento que se propone a través de ECO para motivar y facilitar cambios positivos en la sociedad, que permitan una mejor vida para los seres humanos que habiten en el futuro a este planeta.
 
Primera Fase:
Cabe mencionar que durante la primera fase de trabajo en el proyecto ECO, participaron becarios e investigadores en formación de la UNTREF: Ana Laura Cantera, Paloma Catalá del Río, Gerardo Della Vecchia, Gabriela Munguía, Natalia Pajariño, y Bernardo Piñero.