Didácticas experienciales en campos transdisciplinares

Autor: 
Claudia Valente
Idioma: 
Fecha de Publicación: 
03/08/2017
Tipo de publicación: 
Publicación

En el momento de programar una asignatura y secuenciar aprendizajes se deciden teorías, modelos y tácticas que responden a paradigmas del conocimiento. Acorde a la naturaleza transdisciplinar de las artes electrónicas, sus espacios de enseñanza fusionan saberes y didácticas específicas de áreas diversas conformando un campo experiencial y germinal. En mi experiencia particular y desde mi incorporación a la Maestría en Tecnología y Estética de las Artes Electrónicas investigo las posibles articulaciones entre conocimientos de Lenguaje visual en las artes contemporáneas y las artes electrónicas. En el campo de la semiótica visual encontré un concepto que tiene su correspondencia en algunos movimientos de las artes contemporáneas y las artes electrónicas: la idea de signo como sistema. Idea que enlaza con otro campo del saber siempre ligado a las artes electrónicas: las ciencias. El concepto sistema presta una estructura compleja de varios nodos entrelazados (“estratos” según Umberto Eco) que sumada al entendimiento del universo como unidad entre Espacio-Tiempo y Materia, propio de la teoría de la relatividad en la ciencia moderna, genera una plataforma para el entendimiento del signo electro-digital en un enfoque complejo.

En este escrito presentaré algunas lecturas que rescatan la idea del concepto sistema en la semiótica visual, las artes contemporáneas y las artes electrónicas y las ciencias. El concepto de sistema se impone a mediados del SXX en el campo de la ciencia con las ideas de Ludwig von Bertalanffy con la teoría general de sistemas (1950) y, se extendió -a partir de 1970 y en las dos décadas siguientes- a campos de estudio diversos incluyendo las artes contemporáneas. Este gesto transdisciplinar aportó una plataforma de estructuras y patrones de comportamiento que nutrió las retóricas visuales, como lo señalan entre otros Umberto Eco (1972) y el Groupe µ (1992), para la formulación del signo icónico-plástico.